BLOG

ENTRADA 4

 

DEGRADACIÓN DEL SUELO DEL OLIVAR

 

El sistema habitual de cultivo del olivar ha propiciado con el paso de las décadas una degradación importante del suelo. Es importante tambien indicir en que no consideramos que exista una única o mejor forma de tratar el suelo pero en estas entradas trataremos de dar nuestra opinión sobre ciertos sistemas o técnicas.

 

El objetivo a perseguir en cuanto al suelo del olivar es evidente. Por un lado evitar en la medida de lo posible las formas de degradación del suelo (erosión, contaminación, etc) y por otro que sea productivo biológicamente (nutrientes, fijación del nitrógeno, humedad, etc).

 

Es importante conocer los motivos de la degradación del suelo para tomar conciencia de las posibles soluciones. ¿Qué lo ha provocado? Los factores intrínsecos que agravan el problema de la erosión en el olivar son:

 

1.- Cultivos en suelos en pendiente.

2.- Clima mediterráneo. Alternancia de periodos de sequía con lluvias de gran intensidad en poco tiempo.

3.- Suelos arcillosos con baja velocidad de infiltración.

4. -Escasa cobertura del suelo por el cultivo.

 

Pero, ¿qué consecuencias tienen estos procesos erosivos? ¿Cómo nos afectan?

En primer lugar esta erosión reduce considerablemente la capacidad del terreno de almacenar agua, lo cual evitará el aprovechamiento de humedad y agua de lluvia; esta falta de humedad condiciona inequívocamente la cantidad de nutrientes naturales disponibles en el terreno por lo que tendremos que recurrir al aporte extra y que generalmente serán productos químicos.

También es sabido que aumenta los riesgos de contaminación externa por arrastre de pesticidas a través de la escorrentía en tiempo de lluvias, lo cual puede alcanzar cauces así como generar sedimentaciones no naturales en arroyos, ríos y embalses.

 

La erosión hídrica se manifiesta de cuatro formas (pérdida laminar de partículas, surcos, cárcavas y movimientos de grandes masas del terreno. Estos resultados son los que hay que intentar evitar cuanto antes.

 

Es por tanto muy importante comenzar a evaluar nuestro olivar, ver qué situaciones de degradación sufre y qué medidas se pueden tomar para resolver el problema.

 

 

 

Vista de olivar con fuerte pendiente. Labores de limpieza de vegetación y ausencia de efectos visibles de alta degradación.

Vista de surcos e inicios de formación de cárcavas. Olivar que requiere intervenciones inmediatas preventivas.

CONTACTO

 

Avenida Quinto Centenario, 31,

Fornes (Granada)

 

INFO@RESPIRAALHAMA.COM

 

(+34) 669 01 81 59